844-354-1212

Webinar alert! Strategies for Communicating with Special Education Families

Texas, On-DemandCalifornia, 2/29

¿Tu hijo tiene problemas de comportamiento en la escuela? Aquí está cómo ayudar

¿Qué puedes hacer si tu hijo tiene problemas conductuales en la escuela? Empieza por averiguar lo que está causando la conducta. Aprende más

A small child with pigtails alone on a bench. She looks very unhappy.

Muchos niños tienen problemas de comportamiento en la escuela porque tienen necesidades que no han sido satisfechas, o porque están frustrados y no saben comunicar el por qué.  Esto es especialmente verdad en el caso de niños con discapacidad.  Aún peor, cuando los niños se portan mal en la escuela, frecuentemente son castigados por su comportamiento.

Para los adultos que cuidan a estos niños, esto puede ser difícil de manejar en el hogar y en la escuela.  Pero si podemos ser pacientes, tratar de entender lo que necesita un niño en ese momento y anticipar lo que lo provoca, podemos minimizar la frustración de todos.

Aquí están unos tips para entender por qué tu niño está portándose mal, y lo que puedes hacer para ayudarlo.

Identifica por qué tu hijo está teniendo problemas de comportamiento en la escuela

El primer paso es investigar los motivos.  ¿Por qué tu hijo realmente se está portando mal?  Muchos niños que están frustrados por sus dificultades de aprendizaje reaccionan con lo que se considera mal comportamiento.  Hay varias razones posibles, pero frecuentemente, las razones incluyen algún tipo de dolor emocional o baja autoestima.  Puede ser que el comportamiento que parece manipulativo a los maestros sea una señal que el alumno necesite habilidades para superar la dificultad.

Detonantes emocionales del comportamiento:

Puede ser que tu hijo…

  • Esté estresado en la escuela
  • Tenga dificultades con el aprendizaje
  • Esté incómodo en situaciones sociales
  • Esté cohibido por sus habilidades físicas
  • Tenga hambre o esté cansado

Hasta que hagas preguntas e investiges, no lo sabes.  A veces, puede ser simplemente que tu hijo necesite más sueño o tentempiés más frecuentes durante el día.  Considera el panorama completo: ¿qué es que podría estar haciéndolo insatisfecho?  Los niños y adolescentes frecuentemente no saben por qué están sintiéndose o portándose de cierta manera.  Puede tomar un poco de investigación, pero valdrá la pena buscar los motivos reales.

Si tu hijo no está concentrado, o si no participa en las actividades escolares, esto puede ser una señal de alarma.  Habla con el consejero académico si tienes preocupaciones por el estado emocional de tu hijo.

Cómo aprender más sobre lo que está experimentando tu hijo:

  • Pregunta al maestro sobre cuándo estos comportamientos ocurren.  ¿Ocurren durante ciertas actividades o en ciertas partes del día?  Busca patrones que te puedan dar una pista
  • Habla con tu hijo si se puede.  Pregúntale sobre su estado emocional: ¿se siente incómodo, frustrado o estresado por algo?
  • Habla con el médico para descartar causas médicas.  Puede ser que tu hijo necesite gafas o que tenga problemas auditivos, o que sus necesidades sensoriales no estén siendo satisfechas durante el día
  • Averigua si lucha con habilidades físicas, por ejemplo, agarrar un lápiz o coger un balón.  Puede que necesite terapia ocupacional
  • Habla con el terapeuta de tu hijo, si tiene uno

¿Qué puede la escuela hacer para ayudar?

Las escuelas tienen procesos para apoyar a alumnos que tienen dificultades de comportamiento frecuentes.  Aquí están algunas cosas que pueden hacer:

  • Evaluar la necesidad de estrategias de aprendizaje diferentes para tu hijo
  • Establecer unas intervenciones o estrategias de instrucción diferentes
  • Cambiar algunos aspectos de la organización del aula de clases o del horario (adaptaciones)
  • Hacer que tu hijo trabaje con un consejero académico
  • Hacer una evaluación formal que se llama una evaluación del comportamiento funcional (FBA, por sus siglas en inglés).  Ve abajo
  • Crear un plan de comportamiento formal basado en los resultados del FBA 

Si tu hijo ya tiene un IEP (plan educativo individual), podría añadir unas metas relacionadas con el comportamiento.  Además, asegura que los servicios y adaptaciones se brinden constantemente.  Habla con el equipo IEP.

Si tu hijo no tiene un IEP, aun así, puedes pedir un FBA y crear un plan de comportamiento.  Habla con el maestro de tu hijo y reúnete con el psicólogo escolar.  

El Departamento de Educación de E.E. U.U. ha publicado consejos para que las escuelas puedan evitar el uso de disciplina no necesaria para discriminar contra los alumnos con discapacidad.

Unos apuntes de precaución respecto los FBA, los planes de comportamiento y las metas IEP:

El propósito de los planes de comportamiento debería ser ayudar a que tu hijo aprenda cómo comunicar sus necesidades y cómo manejar la incomodidad y frustración que provocan los “comportamientos”.  Por ejemplo, un niño puede aprender a reconocer que sus sentimientos están intensificándose y pedir un receso para salir de la situación antes de portarse mal.  Todos en el equipo IEP deberían entender que esta incomodidad y frustración lo afectan más que los demás alumnos, por su discapacidad.

Los planes de comportamiento NO deberían ser la primera o la sola solución.  La solución más importante siempre es tratar de entender por qué un niño está portando de esa manera, y tratar de minimizar las causas.  Si las necesidades de un hijo realmente están satisfechas, es raro que se porte mal.

Los planes de comportamiento NO deberían ser formas de hacer que tu hijo se conforme al comportamiento de los alumnos “neurotípicos” (los que no tienen una discapacidad del desarrollo).  Por ejemplo, digamos que un niño está moviéndose, batiendo los brazos o usando un objeto como un “fidget”.  Esto probablemente es su manera de mantenerse tranquilo y cuerdo, y no debería ser disuadido de hacerlo.  De hecho, un buen plan de comportamiento podría involucrar buscar un “fidget” cuando lo necesite, usar audífonos o ir a un rincón silencioso durante actividades que pueden causar sobrecarga sensorial.

Demasiado frecuentemente, los alumnos negros y morenos se etiquetan de “problemas conductuales” y reciben un FBA y un plan de comportamento, pero nadie está hablando ni con ellos ni con sus padres sobre lo que está pasando.  Desafortunadamente, la percepción del personal del comportamiento del niño frecuentemente es distinto de la que sería en el caso de un niño blanco.  El FBA por si solo podría ser prejuiciado en cuanto a cómo evalúa sus acciones.  (Ve esta investigación sobre el prejuicio racial en los FBA [en inglés], además de estos consejos sobre cómo ayudar a que los evaluadores de educación especial reduzcan su prejuicio [inglés].)

FBA: Evaluación del comportamiento funcional

¿Quién es el FBA?

Un profesional como un psicólogo escolar o un especialista en comportamiento debe hacer el FBA.  Pero los maestros, padres y otros especialistas (como terapeutas) darán su comentario.

¿Qué examina el FBA?

El FBA es una herramienta evaluativa que se usa para explorar los comportamientos problemáticos de un niño.  Examina lo que podría estar causando o provocando los comportamientos, además de cuáles tipos de estrategia ayudan a minimizarlos.  ¡Un FBA también debería examinar los comportamientos positivos para descubrir lo que los estimula!

Los evaluadores examinarán estas cosas:

  • ¿Cuáles comportamientos tienen un impacto negativo?
  • ¿Cuándo ocurren?  En cuáles ambientes o situaciones?
  • ¿Cuáles son sus causas subyacentes?
  • ¿Cuáles comportamientos positivos podemos enseñar y estimular?
  • ¿Cuáles estrategias pueden estimular comportamientos más saludables?

Los evaluadores deberían hablar con los padres o cuidadores para escuchar sus pensamientos y para ver si hay algo pasando en el hogar que podría estar aliviando o contribuyendo a lo que está pasando en la escuela.  Si no te preguntan sobre las posibles causas subyacentes del comportamiento de tu hijo, ¡háblalo con ellos!  A veces, las escuelas ignoran estas causas y suponen por qué un niño está portándose mal.  Deberían examinar todos las causas debajo de la superficie.

¿Cómo puedo pedir un FBA?

Si tienes preocupaciones sobre el comportamiento de tu hijo, tienes derecho de pedir un FBA.  Puedes pedirlo sin importar si tu hijo ya tiene un IEP.

Pídele al maestro (o al equipo IEP) que programe una evaluación.  Ponlo por escrito, con una fecha, y guarda una copia para ti mismo.

Si tienes dificultades, envía una copia de la petición a la oficina de educación especial del distrito escolar.  A veces, esta oficina tiene otro nombre, por ejemplo, la oficina de servicios para alumnos o Exceptional Student Services (servicios para alumnos excepcionales).

¿Y luego?

Después de que el FBA esté completado, la escuela debe enviarte una copia.  Incluirá recomendaciones de lo que tú y la escuela pueden hacer.

Programa una reunión del equipo para ver si necesitan hacer cambios o adiciones al IEP, o si necesitan crear un plan de comportamiento.  (A veces, se llama un plan de intervención conductual [BIP, por siglas en inglés].)

Metas en el IEP relacionadas con el comportamiento

Si tu hijo tiene dificultades con su comportamiento en la escuela, puedes incluir metas en el IEP para abordar esos comportamientos.

Aquí están algunos tips y ejemplos: 

  • Si aún no has hecho un FBA, puede ser útil hacerlo.  Aunque no lo hayas hecho, puedes añadir metas al IEP, pero un FBA puede ayudar a entender el patrón de comportamientos y los motivos debajo de ellos.  Esto te puede ayudar a establecer metas más eficaces
  • Asegura que las metas relacionadas con las necesidades y hábitos específicos de tu hijo son escritos de forma positiva.  Por ejemplo:
    • Sí: Maria pedirá un receso cuando lo necesite… 
    • No: Maria parará de dar golpes a sus compañeros de clase…
    • Las metas reales, por supuesto, serán más específicas e incluirán formas de medir las metas (Por ejemplo: 4 de cada 5 veces… Lee más sobre cómo escribir metas de IEP)
  • Las metas pueden relacionarse con cosas como mantenerse tranquilo, usar su cuerpo de manera segura, pedir recesos cuando los necesite o seguir reglas o instrucciones

Lee más sobre metas del IEP relacionadas con el comportamiento

¿Y si ya hemos firmado el IEP y los problemas de comportamiento son nuevos?

Recuerda que puedes pedir una reunión del equipo en cualquier momento.  Si el comportamiento de tu hijo recien está empezando a ser problemático, pide una reunión.  Puede que quisieres recomendar que hagan un FBA primero, y luego, discutirlo en la reunión.

Disciplina y expulsiones temporales: ¿Si mandan a mi hijo a casa?

Frecuentemente, se malinterpreta el comportamiento de los niños en la escuela.

Resulta que los alumnos con discapacidad pueden ser castigados por portarse mal, mientras lo que realmente necesitan es más apoyo.  A veces, las escuelas mandan a un niño a casa en medio del día o lo expulsan temporalmente por su comportamiento, cuando el motivo por el comportamiento es que sus necesidades relacionadas con su discapacidad no han sido satisfechas.

Puede que tuvieres que resistir y negarte a recoger a tu hijo cada vez que la escuela te pide que lo hagas.  Esto no será fácil de hacer, ¡pero la escuela está obligada a enseñar a tu hijo!  Muchos alumnos con discapacidad pierden demasiados días escolares debido a esta práctica.

A veces, las escuelas podrían decirte que necesitas recoger a tu hijo para que tenga un “receso terapéutico” o un “día libre”.  Esto puede significar que están tratando de mandarlo a casa sin darle una expulsión temporal oficial, lo cual significaría que no son responsables de que el niño perdió otro día escolar.
Si tu hijo está recibiendo múltiples expulsiones temporales, debes ayudar a que la escuela entienda los motivos debajo del comportamiento de tu hijo e insistir que la escuela aborde esos motivos en vez de expulsar a tu hijo indefinidamente.  Este puede ser el momento apto para buscar a un defensor educativo.

Lo que puedes hacer:

  • Monitorear la salud emocional de tu hijo y cómo se siente respecto diferentes partes del día escolar.  Dale el vocabulario y habilidades para expresarse de formas positivas cuando se sienta frustrado 
  • Hablar con el equipo IEP y el director de la escuela.  Asegúrate de que entiendan cómo la discapacidad de tu hijo afecta su comportamiento.  ¡Haz esto al inicio de cada año escolar!
  • Hacer que la escuela haga un FBA y trate de entender los motivos y detonantes emocionales del comportamiento.  Acordar un plan de comportamiento e incluirlo en el IEP

Los niños de color y la disciplina

Lástimosamente, los alumnos negros y morenos son castigados en la escuela mucho más, proporcionalmente, que los alumnos blancos, empezando en preescolar.  Esto es un resultado de un racismo que está tan arraigado en nuestra sociedad que la mayoría de los maestros no se dan cuenta de que están tratando a los alumnos de color de forma diferente de la en que tratan a los niños blancos.

Los niños con discapacidad ya son expulsados de la escuela por su comportamiento más frecuentemente que sus pares sin discapacidad.  Entonces, si tu hijo tiene discapacidad y también es una persona de color, debes mantenerte alerta.

¿Y si tu hijo es expulsado, o temporalmente o permanentemente, o castigado de forma más dura que los otros alumnos, y tú supones que se trata de su raza, origen étnico, identidad de género o discapacidad?

  • Habla con el maestro sobre cómo la discapacidad de tu hijo afecta su comportamiento, y aborda cómo entender y apoyarlo de manera mejor
  • Si eso no ayuda, habla con el director de la escuela sobre el tratamiento desigual.  Explícaselo en términos de derechos civiles y está firme al decirle que deben encontrar otras maneras de proveer un ambiente en el que tu hijo puede aprender.  Después de hablar con el director, puedes hablar con el distrito o el departamento de educación de tu estado o de servicios para alumnos
  • Programa una reunión del equipo IEP para discutir el problema y encontrar soluciones

No es fácil, y realmente puede dar miedo denunciar ese tratamiento cuando lo vemos ocurriendo.  Muchos padres temen que la escuela podría castigarlos de alguna manera, y en verdad, esto puede suceder.  Una estrategia es hablar con el Departamento de Educación y decirlo que quieres presentar una denuncia anónima.  Si la situación se vuelve demasiado tóxica, podría ser mejor encontrar otra colocación escolar para tu hijo.  Pide a tu distrito si hay un trámite de apelación por “hardship” (adversidad).  Esto podría hacerlo más probable que aprueben una transferencia a otra escuela.

Aprende más sobre cómo resolver disputas con la escuela.

Como puedes ver, cualquier niño que está teniendo problemas de comportamiento en la escuela es un niño que necesita ser mejor entendido.  Puedes ayudar si descubres el “por qué”, mantienes tu sentido de comprensión y trabajas con la escuela para ajustar la forma en que responden al comportamiento de tu hijo.

Aprende más:

Interested in our other resources for families?

Check out our landing page for families to see more of the topics we cover and learn more about Exceptional Lives.

A Black woman with long braids holds her toddler, who is resting on her shoulder.