844-354-1212

Webinar alert! Strategies for Communicating with Special Education Families

Texas, On-DemandCalifornia, 2/29

Monitoreando metas y progreso en el IEP

Si tu hijo tiene un IEP, es importante monitorear sus metas y progreso. Aprende cómo mantenerte al tanto y mantener a tu hijo avanzando

A mom looks at the progress report her daughter is showing her. Photo by Tim Mossholder on Unsplash

En la educación especial, hablamos mucho de hacer la evaluación, hacer la reunión del IEP y finalizar el IEP.  Y cuando terminas el proceso de escribir y aprobar el IEP, tu distrito escolar ahora está legalmente obligado a dar a tu hijo los servicios describidos en el plan.

Pero es tu responsabilidad monitorear las metas y progreso en el IEP de tu hijo, ¡y asegurar que los servicios se están implementando!  Si tu hijo no está recibiendo todas las adaptaciones y servicios describidos en el IEP regularmente, deberías decirlo al equipo IEP.  Y si tu hijo no está avanzando, puedes pedir que se hagan cambios en el IEP.

Aquí están 3 pasos para monitorear las metas y progreso en el IEP:

1. Mantente en contacto con el equipo IEP y con tu hijo

  • Está involucrado. Sigue preguntando sobre el progreso de tu hijo y sobre cómo está yendo todo
  • Busca cualquier otra dificultad para la cual tu hijo podría necesitar apoyo.  Los niños cambian, e igualmente el trabajo escolar cambia.  Ambos pueden revelar necesidades nuevas

2. Asegúrate de que tu hijo esté recibiendo todas las adaptaciones y servicios escritos en el IEP

  • Esto incluye apoyos o en la clase o “pull-out” (fuera de la clase), terapias (habla, PT, OT, etc.) y adaptaciones en el aula de clase
  • Asegúrate de que tu hijo esté recibiendo estos apoyos con la frecuencia que exige el IEP

3. Lee los informes de progreso y otras pruebas

  • Habla con el maestro sobre cualquier cosa que no entiendas en los informes
  • Pide ejemplos de trabajo escolar.  Puede ser útil ver con tus propios ojos el tipo de trabajo que tu hijo hace en la escuela.  Puede ser más tangible que los datos que verás en los informes

Tipos de informe:

  • Notas: evalúan el progreso de tu hijo en el currículo general
  • Informes de progreso: describen qué tan bien tu hijo está alcanzando sus metas IEP
  • Pruebas escolares: explican qué tan bien tu hijo satisface las expectativas de su nivel de grado

Lee más sobre pruebas escolares, notas y la monitorización del progreso de tu hijo en la escuela.

Informes de progreso

Los alumnos con un IEP deben recibir informes de progreso regulares que dicen cómo están avanzando hacia cada una de sus metas IEP.  Normalmente, los alumnos reciben estos informes cada trimestre, pero la escuela debe proveerlos tan frecuentemente como los alumnos de educación general los requieren.

Lee los informes de progreso atentamente. Considera estas preguntas:

  • ¿Está avanzando tu hijo hacia sus metas IEP?
  • ¿Hay preocupaciones nuevas respecto su bienestar académico, emocional o social?
  • ¿Se está anotando el progreso de acuerdo con las medidas describidas en el IEP? 

Asegúrate de que las medidas en los IEP e informes de progreso sean congruentes.

Las metas IEP deben ser específicas y mensurables.  Pero hay distintas maneras de medir, y los informes deben describir el progreso usando las mismas unidades de medida que usa la meta:

  • Si la meta dice que Johnny responderá de manera apropiada 6 de cada 10 veces, su progreso también debe ser medido por número de veces
  • Si la meta dice que Mia hará una tarea con una tasa de éxito del 60%, su progreso también debe ser medido por porcentaje

No quieres ver esto:

  • La meta IEP es completar 4 entre 5 tareas en un periodo de 30 minutos, pero el informe de progreso dice, “Emma es muy amable y está avanzando con exactitud del 70%” (No puedes determinar qué tan bien ella alcanzó la meta)

Si las unidades de medida no son congruentes, habla con el maestro o con el equipo IEP.

Prepárate para revisiones del IEP y reevaluaciones

Cuando tu hijo tiene un IEP, hay momentos regulares para revisar su progreso

  • La revisión anual del IEP — Cada año, tendrás una reunión para revisar el IEP con el equipo.  Si crees que se debe ajustar el IEP de tu hijo, puedes discutirlo en esta reunión
  • Evaluación de 3 años — Cada 3 años, la escuela debe hacer otra evaluación completa para decidir si las necesidades de tu hijo han cambiado

Tanto la revisión anual como la evaluación de 3 años son obligatorias bajo la Ley para la Educación de los Individuos con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés).  No te olvides que si el IEP de tu hijo no está funcionando, puedes pedir una reunión adicional en cualquier momento.

Aquí está lo que puedes hacer antes de cada reunión del IEP:

  • Chequea tu cuaderno IEP y asegúrate de que toda tu información esté lista.  Si hay algún documento que no tienes, por ejemplo, los resultados de una evaluación, puedes pedir copias a la escuela de tu hijo o a la oficina de educación especial del distrito escolar
  • Revisa los informes de progreso para tener una imagen completa del progreso de tu hijo
  • Pon tus preguntas por escrito
  • Decide si necesitas un apoyador en la reunión.  Esto puede ser un amigo, un familiar o un defensor educativo
  • Pide una reunión de equipo si tienes dudas, aunque sea el periodo entre las reuniones anuales

Evaluación de 3 años:

Si tu hijo tiene un IEP, la escuela debe hacer una reevaluación completa cada 3 años.  Esto es importante.  Pero a veces, las escuelas les piden a los padres que firmen una exención, la cual permite a la escuela saltar la reevaluación.  No firmes esto antes de que hayas tenido tiempo para pensarlo bien.  Puede ser útil hablar sobre esto con el maestro de tu hijo, un amigo que tenga experiencia con la educación especial o un defensor educativo.

La escuela podría decir que las necesidades de tu hijo no han cambiado y que no hay ningún motivo para obligar a tu hijo a hacer la evaluación otra vez.

Pero sabemos que los niños cambian mucho año tras año, aunque de formas sutiles:

  • Tal vez tu hijo se ha puesto al día en algunas de sus habilidades y no necesita todos los servicios
  • Tal vez has notado retos nuevos que deben ser abordados por un IEP o servicio nuevo 
  • Tal vez tu hijo está lidiando con nuevas dificultades sociales, emocionales o de comportamiento que no fueron abordadas en la primera evaluación
  • Tal vez las habilidades de lectura o de matemáticas se están volviendo más difíciles y revelan una dificultad de aprendizaje que antes no reconocías

Casi siempre, lo mejor para tu hijo es hacer la reevaluación.  Firma una exención de este derecho solamente si hay una muy buena razón para hacerlo y estás seguro que las necesidades de tu hijo no han cambiado de ninguna manera.

Lo que puedes hacer:

  • Pregúntale a la escuela por qué te están recomiendo que firmes una exención de este derecho importante
  • Pide una reunión para discutirlo con todo el equipo
  • Examina cuidadosamente el progreso de tu hijo y decide si estás de acuerdo

Cuando hacen una reevaluación:

  • Asegúrate de que aborde todas tus preocupaciones actuales
  • Puedes pedir diferentes tipos de prueba de los que usaron antes
  • Asegúrate de que consigas una copia del informe de reevaluación y lo discutas con el equipo IEP (Recuerda que tienes el derecho, bajo IDEA, de pedir todos los registros e informes.  Si tú pides algo, te lo deben brindar 2 días antes de la reunión)
  • Trabaja con el equipo para ajustar el IEP para abordar cualquier necesidad descubierta en la nueva evaluación

Si no estás de acuerdo con el nuevo IEP en tu revisión anual: “Quédate ahí”

Si no estás de acuerdo con el nuevo IEP, la escuela está obligada (bajo IDEA) a seguir brindando los servicios en el IEP actual hasta que el problema sea solucionado.  Esto se llama tu derecho de “quedarse ahí” (es decir, no cambiar nada)

Deberías usar tu derecho “quedarse ahí” cuando:

  • No estás de acuerdo con el nuevo IEP propuesto por el distrito, o cuando
  • Tu hijo tenía un IEP, pero ahora el distrito dice que ya no califica

Tip: Si usas tu derecho de “quedarse ahí”, deberías rechazar el IEP (en parte o por completo) y escribir una carta al distrito.  La carta debe decir que estás “reivindicando tu derecho de quedarse ahí” y que quieres que los servicios y colocación escolar de tu hijo no cambien.

¿Aún está funcionando el IEP para tu hijo?

Este es el motivo principal para monitorear las metas del IEP y el progreso de tu hijo.  Durante el año escolar, habla con tu equipo IEP si crees que se necesitan cambios en el IEP.  Si tienes preguntas o dudas, pídele al equipo IEP que programen una reunión.  No debes esperar hasta la reunión anual; ¡puedes pedir una reunión en cualquier momento!

Si el IEP necesita un cambio menor, puedes hacer una enmienda al IEP – a veces sin hacer una reunión.  Si necesita un cambio más grande como un servicio nuevo, necesitarás una reunión.  El distrito no puede hacer ningún cambio en el IEP sin avisarte.

Mantente involucrado, consigue apoyo y aprende más

Hay muchos recursos para apoyar a familias de niños que reciben servicios de educación especial.

Aprende los detalles de tus derechos en el sistema de educación especial, además de los trámites y regulaciones de tu estado.

Interested in our other resources for families?

Check out our landing page for families to see more of the topics we cover and learn more about Exceptional Lives.

A Black woman with long braids holds her toddler, who is resting on her shoulder.