844-354-1212

Webinar alert! Strategies for Communicating with Special Education Families

Texas, On-DemandCalifornia, 2/29

El proceso evaluativo de la educación especial

Si tu hijo es discapacitado o tiene dificultades en la escuela, podría necesitar apoyo. Entiende el proceso evaluativo de educación especial

Child and adult work together at a desk.

Si crees que tu hijo podría tener una discapacidad, o si tiene dificultades en la escuela, este es el momento apto para pensar en el proceso evaluativo de la educación especial.

Puedes pedirle a la escuela que haga una evaluación para determinar si tu hijo califica para la educación especial.  La evaluación es una serie de pruebas para determinar si un niño tiene una discapacidad que afecte su aprendizaje en la escuela. 

Esta evaluación puede tener otro nombre en tu estado.  Algunos estados la llaman un Core Evaluation (evaluación fundamental).  En el estado de Luisiana, se llama un Pupil Appraisal (evaluación del alumno) o una evaluación 1508.

Normalmente, la maestra de tu hijo u otro personal escolar hará el referimiento para una evaluación.  Pero también puedes hacerlo tú mismo.

Aquí está lo que puedes hacer:

  • Ponte en contacto con el maestro de tu hijo o el director de servicios de educación especial en tu distrito escolar. Dile que quieres que tu hijo reciba una evaluación de educación especial
  • Pon tu petición por escrito (correo electrónico está bien) y asegúrate de que tenga una fecha.  Aunque hables con la maestra de tu hijo y ustedes se pongan de acuerdo sobre la evaluación, da seguimiento por un correo electrónico o una carta y compártela con el director de la escuela y el departamento de educación especial del distrito escolar
  • Firma el formulario de consentimiento para la evaluación una vez que te lo manden 
  • ¡Haz preguntas!  Si hay algo que no entiendas, pídele que te lo aclaren

Ve estos tips y una carta de ejemplo para pedir una evaluación (del Centro de Capacitación e Información para Padres).

¿Tu hijo aún no va a la escuela?  ¡Aun así, puedes pedir una evaluación!  Si crees que tu hijo tiene una discapacidad, empieza el proceso antes de que cumpla 3 años.  Aprende más sobre la transición a los servicios escolares a la edad de 3 años.

Puedes pedir una evaluación aunque la escuela esté probando varias intervenciones para determinar si ayudarán a que tu hijo aprenda.  (Normalmente, las intervenciones se hacen por medio de un proceso que se llama RTI.)

Tus derechos legales:

  • La Ley para la Educación de los Individuos con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés) obliga las escuelas a hacer esta evaluación si se supone que el niño podría tener una discapacidad.  Esto significa que si tú – el padre o tutor – tienes preocupaciones, la escuela no puede negarse a hacer una evaluación.  Y ellos tiene que pagarla
  • La escuela tiene que hacer la evaluación y tiene que explicar los resultados en el idioma preferido de tu familia.  Tienes el derecho a tener un intérprete en la reunión

La programación obligatoria para la escuela:

  • Una vez que la escuela reciba tu petición, tiene 5 días escolares para darte un formulario de consentimiento para firmar y una copia de las garantías procesales, las cuales detallan el proceso, además de tus derechos (Ve las garantías procesales para Luisiana [inglés] y Massachusetts)
  • Una vez que la escuela reciba tu formulario de consentimiento firmado, tiene 30 días escolares para hacer la evaluación y 45 días escolares para darte los resultados

¿Qué ocurre durante el proceso evaluativo de la educación especial?

Un equipo de profesionales hará una serie de pruebas que examinarán todas las áreas en las que tú o la maestra tiene preocupaciones.  Los resultados deberían detallar las fortalezas, dificultades y necesidades de tu hijo, además de recomendaciones para apoyos y servicios.

La evaluación normalmente incluye:

  • Información de los padres
  • Observaciones de tu hijo en la escuela o la guardería infantil o quizás en el hogar
  • Una entrevista con tu hijo sobre su experiencia en la escuela (si sea posible)
  • Pruebas formales e informales.  Hay muchas pruebas especiales que dan una descripción más adecuada de la manera en que tu hijo aprende, y de sus dificultades.  Estas pruebas variarán según las necesidades de tu hijo

Por ejemplo, las pruebas pueden evaluar el estilo de comunicación de tu hijo, además de su bienestar social y emocional, su oído y vista, su memoria, sus comportamientos y sus habilidades en varias materias escolares.

La evaluación debería contestar estas preguntas:

  1. ¿Tiene tu hijo una discapacidad?  ¿De qué tipo?
  2. ¿Impide la discapacidad el progreso normal de tu hijo en la escuela?
  3. ¿Qué tipo de instrucción especializada u otros servicios necesita tu hijo para que pueda seguir el currículo general?

¿Quién hace las pruebas?  

Un equipo de profesionales licenciados hará cada parte de la evaluación.  Pueden ser especialistas en aprendizaje, especialistas en lectura, psicólogos escolares, terapeutas ocupacionales o del habla u otros. 

Asegúrate de pedir que los que hagan la evaluación sean profesionales específicos que pueden evaluar tus preocupaciones (Lee más si no sabes quiénes son esos profesionales).

Cómo prepararse para la evaluación de educación especial

Aquí están algunos tips de preparación para la evaluación de tu hijo.  Si haces un par de cosas de antemano, puede ayudar a que la escuela tenga una descripción adecuada y amplia de tu hijo y de cuáles apoyos podría necesitar.

Recoge documentos que describen los problemas de tu hijo.  Esto podría incluir:

  • Informes médicos que contienen resultados diagnósticos o de pruebas
  • Apuntes de una maestra preescolar o una cuidadora
  • Evaluaciones e informes de Intervención Temprana u otra terapia

Pon todos los documentos en tu propio cuaderno y haz copias para el equipo de evaluación.

Pon por escrito todas tus preocupaciones y está listo para discutirlas.

Una parte de la evaluación puede ser una entrevista contigo.  ¡Sabemos que puede ser difícil poner todas tus preocupaciones por tu hijo en una sola lista!  Pero no te contengas.  Quieres que tu hijo reciba servicios y apoyos para cada preocupación que tienes.

Asegúrate de que la escuela aborde en su evaluación todas las preocupaciones que tienes por tu hijo.

La escuela debería usar una variedad de herramientas y estrategias de prueba para crear una descripción completa de tu hijo y de sus necesidades.  Y la escuela es obligada a evaluar todas las áreas donde tú o ellos creen que puede existir una discapacidad.

Discute todo esto antes de programar la evaluación para asegurar que las personas correctas estén ahí para evaluar cada una de tus áreas de preocupación.  Esto les ayudará a incluir en el IEP (plan educativo individualizado) todos los servicios que tu hijo necesita.

Por ejemplo:

  • Si tu hijo tiene dificultades con las habilidades de lectura tempranas, asegúrate de que se involucra a un especialista en lectura
  • Si tienes preocupaciones por el comportamiento de tu hijo, pide un análisis de comportamiento funcional (FBA, por sus siglas en inglés).  Esto puede determinar si tu hijo puede beneficiarse de un plan de comportamiento que use estrategias positivas para ayudarlo 
  • Si tienes preocupaciones por las interacciones sociales de tu hijo o su capacidad para regular sus emociones, pídeles que evalúen habilidades socio-emocionales
  • También pueden evaluar las capacidades físicas de tu hijo: el usar las manos para agarrar cosas como crayones o lápices, o el caminar o subir

La reunión de elegibilidad: averigua si tu hijo califica

Una vez que se acabe la evaluación, el equipo escolar programará una reunión de elegibilidad.  En ella, los miembros del equipo discutirán los resultados de la evaluación y decidirán si tu hijo califica para la educación especial.  Si tu hijo califica, puede que salten esta reunión y programen la primera reunión del IEP.  Si esto ocurre, asegúrate de pedir un borrador del IEP y revisarlo antes de ir a la reunión.  Lee más sobre la reunión del IEP aquí.

ACUÉRDATE: ¡Como padre, eres una parte importante del equipo IEP!

¿Cuáles son los resultados posibles?

  1. Tu hijo califica para un plan educativo individualizado (IEP).  Esto significa que recibirá servicios de educación especial basados en sus necesidades según los resultados de la evaluación.  Si tu hijo califica, el equipo desarrollará metas e identificará apoyos para que tu hijo pueda alcanzar esas metas
  2. Tu hijo califica para un plan 504Un plan 504 es otro tipo de servicio.  Este plan le da a tu hijo adaptaciones, es decir, modificaciones en el aula de clase para ayudarlo a aprender.  Los planes 504 no incluyen ni instrucción especializada ni terapias como fisioterapia, terapia ocupacional o terapia del habla
  3. Tu hijo no califica ni para la educación especial ni para un plan 504.  Si esto pasa, hay cosas que puedes hacer

¡Si no estás de acuerdo con la decisión, dilo!  Tú conoces a tu hijo mejor que nadie, y tienes el derecho a dar tu opinión.

Si tu hijo no califica y no estás de acuerdo:

  • Haz preguntas en la reunión de elegibilidad.  Asegúrate de que entiendas por qué tomaron esta decisión.  Pregunta sobre cuáles otros servicios tu hijo podría recibir. Lee sobre las intervenciones menos formales aquí
  • Habla con la maestra de tu hijo para averiguar lo que piensa ella
  • Si se puede, habla con tu hijo para averiguar lo que piensa.  ¿Cree que puede tener éxito en su clase sin ayuda adicional?

El proceso evaluativo de la educación especial puede ser difícil, pero es un paso importante hacia conseguir la ayuda adecuada para tu hijo en la escuela.  Si tu hijo tiene una discapacidad que afecta su aprendizaje, la evaluación debería identificar el problema y ayudarte a crear un IEP eficaz.

Aprende más:

Interested in our other resources for families?

Check out our landing page for families to see more of the topics we cover and learn more about Exceptional Lives.

A Black woman with long braids holds her toddler, who is resting on her shoulder.