Mom and son smile at the computer in a video meeting introducing them to special education at school
Julie McKinney, MS
on
April 9, 2024

Introduciendo a las familias en la educación especial: Construir una buena relación desde el inicio

Distritos escolares: El introducir a las familias en la educación especial de manera amable puede construir buenas relaciones para todos

Todos sabemos que el proceso de la educación especial puede ser difícil. Las familias tienen preocupaciones por sus hijos y están aprendiendo cómo todo esto funciona. Los maestros tienen que manejar muchas diferentes necesidades y adaptaciones en el salón de clases. Los líderes distritales tienen que satisfacer requisitos de cumplimiento y manejar asuntos de dotación de personal. El proceso de la educación especial (SPED, por sus siglas en inglés) incluye muchas negociaciones. No es ninguna sorpresa que muchas relaciones entre las escuelas y familias de SPED pueden ser tensas.

Pero una buena relación construida a base de confianza mutua puede hacer más fácil mucho de lo que es difícil en este proceso. Hay evidencia significativa que las buenas relaciones y el compromiso familiar genuino mejoran el éxito estudiantil y el clima escolar. Cuando su equipo y la familia confían el uno en el otro, es probable que las preocupaciones se aborden pronto y más fácilmente en vez de convertirse en una disputa intensa. Cuando las familias participan en el proceso del IEP y colaboran bien con el equipo, ellas pueden apoyar mejor a los maestros y abordar problemas antes de que se conviertan en problemas de cumplimiento.


¿A qué se parece una buena relación?

Imagine una relación entre la escuela y una familia que tenga estas características:

  • Hay confianza mutua
  • La escuela y la familia se sienten cómodas hablando uno con el otro
  • El padre sabe generalmente qué esperar en el proceso de la educación especial
  • El padre sabe a quién llamar con preguntas y dudas, y sabe que esa persona escuchará y ayudará
  • La escuela y los padres toman decisiones de forma compartida, y los padres saben que sus ideas serán escuchadas
  • Cada persona tiene la mente abierta y está dispuesta a llegar a un acuerdo
  • Cada persona se enfoca en ayudar al alumno

Dando la bienvenida a las familias al inicio del proceso

Piense en las familias en su escuela cuyos hijos están empezando el proceso de la educación especial. ¿Cómo les da la bienvenida, y cómo les dice qué esperar? Normalmente, las escuelas orientan muy bien a los alumnos y familias en un nuevo grado. Las noches de regreso a clases, la orientación escolar y las conferencias de padres y maestros les ayudan a las familias a conocer a los maestros y aprender sobre el trabajo que sus hijos harán en la clase. Usted está asegurando que las familias comprendan las expectativas y saben con quién ponerse en contacto si tienen dudas. Pero pocas escuelas tienen un proceso específico de bienvenida a la educación especial.

Introducir a las familias en la educación especial de manera intencionada aportará mucho para desarrollar la confianza y fomentar un proceso suave.

Sabemos que usted no tiene suficientes horas en el día. Pero si puede establecer algunos pasos sencillos para conectarse con las familias, puede ayudar mucho. Aquí está cómo hacerlo.

Reconozca que ustedes están empezando un proceso y una relación

La mayoría de las familias cuyos hijos tienen un IEP estarán en el sistema de educación especial por mucho tiempo. En este camino, habrá altibajos, muchas decisiones compartidas y más probablemente, algunos desacuerdos para resolver. Esto requerirá una relación que tenga confianza mutua, mentes abiertas y comunicación en las dos direcciones. Así que vale la pena establecer su relación con las familias de la mejor manera posible—¡desde el principio!

Sea franca sobre su intención de tener una buena relación. Encuentre una manera formal de dar la bienvenida a las familias al proceso. Asegúrese de que las familias tengan claro que a usted le interesa escuchar sus necesidades y cooperar con ellos para apoyar a sus hijos.

  • Llámele a la familia y tenga una breve conversación, o invítela a una reunión de conocimiento (¿quizás incluirá el café, una llave del corazón de un padre?)
  • Envíe una carta amable para darle la bienvenida personalmente
  • Dele un pequeño regalo, por ejemplo, ¿un cuaderno para guardar su papeleo?

El punto es: póngase en contacto con el padre de manera personal y hágale saber que ustedes forman parte del mismo equipo.

Haga más de lo obligatorio: ¡de la bienvenida!

Cuando se ponga en contacto con la familia, asegúrese de expresar amabilidad y una actitud de colaboración. Una carta de presentación para negocios enviada con las garantías procesales no se destacará y no se parecerá a una bienvenida. Pero si incluye una nota de bienvenida que diga que está emocionado por trabajar juntos para su hijo, comunica algo muy diferente. Hágalo de forma personal. Use “yo” y “nosotros” y “usted”. Hágale saber al padre que forma una parte importante de la comunidad escolar. Dígale que usted quiere escuchar sus ideas y trabajar en equipo.

Cuando interactúe con los padres, pregúnteles sobre su familia. Comparta algo personal de usted si está cómodo haciéndolo. El conocer uno al otro a nivel personal es una protección segura contra interacciones conflictivas más adelante.

Con intención, usted puede evitar una actitud “nosotros vs. ellos” y empezar como “nosotros”. Su mensaje debería ser: “¡Juntos, podemos apoyar a su hijo!”

Dígales qué deberían esperar

Recuerde que una familia que está empezando el proceso de la educación especial no conoce el proceso como lo conoce usted. Los siguientes pasos, fechas, consentimientos y reuniones todavía no están fijados en sus cerebros. Si usted les ayuda a entender lo que está viniendo y lo que necesitan hacer, ayudará a desarrollar confianza y evitar frustración.

Por ejemplo, cuando mi amiga hizo una evaluación de su hijo para la educación especial en la primavera, no sabía que los 45 días para obtener resultados no incluyen días del verano. Esperó y esperó… y se puso frustrada porque pensaba que los resultados iban a llegar más pronto. Justamente al inicio, esto estableció una dinámica de “nosotros vs. ellos” en la relación entre su familia y la escuela. Eso le hizo a su familia pensar que la escuela no estaba siguiendo el programa legal, y la escuela pensaba que las expectativas de la familia eran poco realistas. Al momento de llegar a la reunión, la familia y la escuela ya no se confiaban uno en el otro.

Usted puede evitar situaciones como estas si les da a las familias información clara sobre el proceso por venir que es fácil de comprender. Tenga algunos recursos que describan el proceso en términos sencillos. Por supuesto, les dará las garantías procesales, pero es poco probable que esto explique el proceso de una forma que puedan entender. Considere añadir un toque personal que les ayude a saber lo básico de cómo funciona el proceso.

Explíqueles las cronologías. Dígales que pueden pedir informes evaluativos antes de la reunión del IEP, y que pueden pedir una hora de reunión que les convenga. Hágales saber que pueden ponerse en contacto con el equipo del IEP entre reuniones.

Aquí están algunos recursos para ayudar a las familias a aprender lo básico de la educación especial, entender el proceso evaluativo y prepararse para la reunión del IEP.

Haga las cosas lo más fáciles posible para ellos

Lo voy a repetir: los padres de alumnos con discapacidad están estresados (¡por no hablar de la falta de sueño!) Esto hace más difícil navegar sitios de web y entender avisos escritos complejos.

Pero si hace más de lo esperado para ofrecer información que es fácil de encontrar y fácil de leer, esto les envía a las familias un mensaje: “¡Valoramos su tiempo y esfuerzo! ¡Es importante para nosotros que entienda cómo funciona este proceso!”

Aquí están algunas formas de hacer las cosas más fáciles para las familias:

De seguimiento durante el proceso

El construir una buena relación no se hace en un instante. Las relaciones deben ser alimentadas y el camino podría ser largo. Sus esfuerzos para expresar un sentido de bienvenido y su disponibilidad para escuchar deberían continuar mucho más allá de la reunión del IEP.

¡Y no debe ser un esfuerzo enorme! Una llamada de vez en cuando a los padres puede hacer mucho. Envíe una nota de seguimiento un par de meses después de implementar el IEP para saber cómo están. Comparta información sobre cómo pueden monitorear el progreso de su hijo o ayudarle a prepararse para los exámenes.

——

El introducir a las familias en la educación especial de manera atenta e intencional puede tomar tiempo adicional. Pero la inversión puede dar muy buenos resultados si su relación empieza a construirse a base de confianza y comprensión mutua. Usted puede esperar familias alegres, maestros que se sientan más apoyados, menos quejas y alumnos exitosos. ¿No vale la pena?

Enjoying our content? Sign up for our newsletter to receive useful information like this and updates from Exceptional Lives, straight to your inbox.

Or Call844-354-1212

Enjoying our content? Let's stay in touch!

  • Expert disability advocacy & parenting tips.
  • Customized to your needs.
  • No selling your information.
  • No Spam, ever.
What's your relationship to the disability community?
Opt-In